Descubre la magia de La Hiruela y disfruta de su área recreativa al lado del Molino. ¡Te fascinará!

Fotografía: Maribel Sobrino

Que soy una amante de la Sierra Norte de Madrid ya ha quedado clarísimo. Si me sigues en redes o en el blog, sabrás que es una zona a la que vamos a menudo, y que además la disfrutamos un montón.

 

El primer pueblo que recuerdo vivir intensamente como elección en esta zona es Buitrago, pero en realidad en mi infancia Horcajo fue de esos pequeños pueblos, familiares, que pasas buenas tardes entre amigos y con la familia elegida.

 

Sin embargo, hasta esta primavera no habíamos llegado al pueblo de La Hiruela. Te aseguro que volveremos en más de una ocasión. La Hiruela es uno de esos pueblos que no encuentras por casualidad. Seguramente te dejarás conquistar por sus montañas, su vegetación y su fauna (vacas principalmente ;), mientras transitas por las numerosas curvas de la carretera ascendiendo al Puerto de la Hiruela, que llega casi a los 1.500 metros de altitud.

 

Pasarás pueblos como Buitrago (que dejarás a un lado), o Prádena del Rincón. Encontrarás una bifurcación, donde podrás elegir ir a Puebla de la Sierra (¡¡precioso y muy recomendable!!) o a La Hiruela. Tendrás que elegir, los dos pueblos son una maravilla y forman parte de la bonita Sierra del Rincón.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Al ver el cartel de llegada a La Hiruela, depende de la hora a la que llegues o el plan que tengas, puedes visitar primero el pueblo o ir a comer, descansar y jugar al Área Recreativa del Molino. Este área recreativa es un plan muy fresquito y agradable para los meses de verano, para hacer picnic en familia, o simplemente pasar un rato al lado del río Jarama.

 

Te hablo tanto del área recreativa como del pueblo de La Hiruela, porque no puedes irte de esta zona sin conocer ambas zonas.

 

 

Área Recreativa del Molino de La Hiruela

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Este lugar idílico que ves en la foto, existe, y está tan solo a una hora y poco de Madrid.

 

Puedes llegar al Área Recreativa atravesando el pueblo andando y dando un paseo o llevar el coche hasta la entrada de la zona y bajar andando una cuesta. Nosotros elegimos esta segunda opción, que era mucho más cómoda para ir con la comida y los niños.

 

Si quieres pasear y llegar desde el pueblo, tendrás que coger el sendero que encontrarás al final del pueblo. No hay indicaciones, pero no tiene pérdida. Simplemente sigue hasta la última calle, todo recto.

 

Para ir en coche, en vez de parar a la entrada del pueblo, continúas unos 2 kilómetros la carretera. Verás un cartel de madera indicando tu llegada a esta zona. No verás nada más porque desde allí tendrás que bajar una pequeña cuesta para descubrir el río, las mesas y el molino.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Al asomarte, verás que hay una pequeña bajada y no tendrás claro si tardarás 5 minutos en llegar o si aquello está lejísimos. La realidad es que en menos de 5 minutos, llegarás a un lugar lleno de verde, de árboles y de zonas de sombras, con el sonido de fondo del río y de los pájaros (alguna vaca también puedes encontrarte ;).

 

En el fondo del área recreativa hay una edificación que es la del molino harinero. Parece que es el único molino de la Comunidad de Madrid que continúa moliendo a la antigua usanza. Cuando fuimos estaba cerrado, y no sé si es visitable. Te dejo este enlace con más información del molino.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Te espera un ambiente de ensueño, fresco y donde pasar una jornada estupenda.

 

Te recomiendo llevar comida, bebidas, y muchas ganas de pasar un buen rato en familia, con amigos, en pareja, o como te apetezca ir.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Cómo llegar al Área Recreativa: el pueblo no dispone de cobertura móvil, pero aún así aquí te dejo la geolocalización para que mires las indicaciones antes de llegar.

 

¡Ah! Recomiendo este plan dentro de los #planesmuyfresquitos del reto de julio de ColorSandia y Divertydoo.

 

Entra en Instagram y apúntate a nuestros restos. ¡Qué de planes chulos nos estáis proponiendo!

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

 

La Hiruela

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Este municipio fue declarado Reserva de la Biosfera desde el 2.005, junto con el resto de pueblos de la Sierra del Rincón, de la que también forma parte Puebla de la Sierra.

 

Con una población censada de tan solo 76 habitantes, podrás disfrutar con tranquilidad la belleza de las calles de este pueblo. Te encontrarás alguna persona, pocas, y podrás disfrutar de una paz sin igual.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Lo primero que debes saber es que los sábados y los domingos no se permite la entrada de vehículos al pueblo. Al llegar, encontrarás una zona donde dejar tu vehículo bien aparcado. Y ahí mismo verás la entrada al pueblo y un parque infantil muy bien situado para hacer la primera de las paradas con niños. Si vas con peques, te agradecerán unas subidas y bajadas a unos columpios bien cuidados. ¿Por qué no? Se lo merecen después de ese trayecto lleno de curvas.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Las calles de este bonito pueblo están muy cuidadas. Sus construcciones te hacen evocar otros tiempos. Siendo un pueblo pequeño, y con algunas casas mostrando el paso del tiempo, mantiene la estructura tradicional de la sierra norte de Madrid, con esas construcciones de piedra tan características.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

No encontrarás grandes monumentos, pero sí una ocasión estupenda para pasear y vivir despacio, disfrutando del momento, del silencio, de la grandeza de lo sencillo y lo pequeño.

 

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Nosotros elegimos ir de picnic al Área Recreativa, pero nos llamó mucho la atención el Restaurante Casa Aldaba que, sin duda, nos apuntamos para otra escapada por La Hiruela.

 

¿Conocías este pueblo?

 

 

 

Otros planes chulos que no puedes perderte:

 

Zaorejas, Guadalajara

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Condemios de Arriba, Guadalajara

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Peralejo de las Truchas, Guadalajara

Fotografía: Maribel Sobrino

Si te ha gustado el artículo puedes suscribirte a nuestra newsletter.

Deja un comentario