Un pequeño gran plan que te transportará a otro lugar: la cascada de Sorrosal, en Broto

Fotografía: Maribel Sobrino

Cuando pensamos en ver una cascada, siempre nos imaginamos una gran ruta para llegar a ella. Los que tenemos niños pequeños solemos mirar bien la ruta y, leer bien y preguntar, para valorar la dificultad y ver si somos capaces de llegar al destino con los pequeños y con algo de aliento.

Cuando te cuentan que a tan sólo 5 minutos del pueblo encuentras una bonita cascada, y además por un camino muy fácil, incluso accesible para carritos en una primera parte, casi no te lo puedes creer. ¿Será verdad? ¿Así? ¿Tan fácil?

 

Seguro que existen más cascadas y sitios bonitos con estas características. No todo tiene que tener un difícil acceso. Pero cuando algo es bonito y se llega fácil, existe el miedo de que la gente vayamos allí en manada. Bueno, depende del acceso, pero también de que se haya puesto de moda, que las personas somos así.

 

Este verano disfrutamos de una cascada muy bonita y con un acceso muy sencillo para todas las edades, en Broto, un bonito pueblo del Pirineo Aragonés. La cascada es en realidad un afluente del río Ara, el mismo río del que disfrutarás atravesando el pueblo.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Broto es un pueblo donde encontrarás la arquitectura típica del Pirineo aragonés. Las casas de piedra y los tejados de pizarra dominan la mayoría de las construcciones del municipio. Es muy agradable dar una vuelta por sus calles. Eso sí, es un pueblo muy turístico. Se encuentra muy cerca del Parque Nacional de Ordesa, y por su encanto y localización, son muchas las personas que terminan en Broto. Si vas a este bonito pueblo, te recomiendo que te dejes llevar y te pierdas un rato por sus rincones.

 

Nosotros disfrutamos además de quesos y miel de la zona en un mercadillo que ponen justo al lado del río. Merece la pena dar una vuelta por allí.

 

Una recomendación: Si vas a comer en algunos de los restaurantes del pueblo, procura ir temprano. En pleno mes de agosto tuvimos que recorrer varios restaurantes, pero no por falta de sitio, sino porque la cocina llevaba mucho tiempo abierta y llegaba su hora de cierre. Esto sería muy difícil de escuchar en otras zonas, que cuanta más gente llegue, mejor. Pero en algunos restaurantes de la zona, hay una hora que cierran, aunque podría ser más rentable mantenerlo abierto una hora más.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

¿Cómo llegar a la cascada?

Al poco de llegar al pueblo de Broto, encontrarás indicaciones hacia el centro de salud. Esa es tu salida. Hay un pequeño parking justo al lado del río (ese posiblemente estará lleno), y si sigues por una pista de arena hacia el camping, tienes otra zona acondicionada para poder dejar el coche.

 

Si quieres además de la cascada, ver el pueblo, en vez de continuar hacia el centro de salud, continúa la calle principal y encontrarás otra zona de parking amplia. Aunque el pueblo es muy turístico y está muy lleno de gente, hay mucho movimiento y no es complicado encontrar hueco para aparcar.

 

Justo al lado del río sale un sendero con el suelo de cemento e incluso con luces incrustradas en el suelo cada ciertos metros. Esta primera parte puede tener algo más de un metro de ancho y es apta para carritos o sillas de ruedas. No recuerdo ningún desnivel importante.

 

Y ahí divisamos la cascada.

 

 

Nos había contado una chica a la que preguntamos al probar su rico queso, que a la cascada se llegaba en 5 minutos, pero que con los peques se tardaba un poco más porque les podía costar andar por allí. Al llegar a la cascada no habíamos encontrado nada de esa dificultad y, sin embargo, teníamos delante de nosotros una pequeña cascada, en una zona muy bonita.

Aprovechamos para sentarnos un rato, disfrutar de las vistas, de los sonidos,… Porque además, aunque fuimos en pleno mes de agosto, allí había poca gente y era un lugar muy agradable para realizar un alto en el camino.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Una de las cosas que más me llamó la atención a lo largo de nuestro recorrido por Huesca, es el bajo caudal de todos los ríos. En este espacio en el que nos detuvimos, se notaba especialmente. En una zona como Huesca, habitualmente a rebosar de agua, cuesta pensar en escasez de agua.

Si ya es bonito así, con una gran cantidad de agua no quiero ni imaginármelo. ¡Un rincón precioso!

Desde nuestro punto de observación, en lo alto de la montaña, vimos cuerdas y escaleras, todo preparado para practicar rapel. Pequeños y mayores se encontraban allí, recorriendo la zona de esa manera tan particular. Desde luego, un buen sitio para realizarlo. Bonito y muy preparado.

Al estar tranquilamente haciendo una pausa, charlando y tirando piedrecitas al agua, nos fijamos en que el sendero continuaba hacia arriba, esta vez con algo de desnivel y unas escaleras. Así que allá fuimos, que si el sendero seguía, algo debía haber después.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Justo al empezar a andar por el sendero de nuevo y subir un par de escaleras, divisamos una cascada en lo alto de la montaña. ¿Cómo podrán tener tanto encanto los saltos de agua?

 

Poquitos metros más adelante, está colocada una pequeña pasarela metálica, muy resistente para cruzar el río. Después de andar entre rocas (fácil, pero no apto para los más pequeños andando ni para carritos), te encuentras justo enfrente de la cascada.

 

Si subes una roca grande, podrás llegar hasta la mismísima base de la cascada.

 

Bonito, ¿verdad? 😉

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

La forma de la piedra y la cavidad bien podría estar sacada de la película de Star Wars, o eso decía mi hija ;). La verdad es que las rocas tenían unas formas muy curiosas que creaban a partir de las numerosas capas que tenían. Un paisaje rocoso muy distinto. Parece que eso se debe a que la formación rocosa es de origen turbidítico y se formó bajo el mar.

No entiendo nada de formaciones geológicas, lo que sí puedo decirte es que en un paseo de menos de 1o minutos, este paisaje tiene la cualidad de transportarte a otro lugar. Un sitio especial y único que merece la pena descubrir.

¿Conoces la cascada del Sorrosal en Broto?

¿Qué otros lugares conoces que te han transportado en cuestión de minutos?

 

Si te ha gustado nuestro pequeño gran plan de hoy,

dale a compartir

y que llegue a muchas más familias.

Si te ha gustado el artículo puedes suscribirte a nuestra newsletter.

Deja un comentario