Cascada de Aragosa

A veces pensamos que para visitar cascadas tenemos que andar muchos kilómetros y seguramente de forma complicada. Sin embargo, la cascada de Aragosa tiene un acceso tan fácil que no habrás ni empezado a sudar cuando ya has llegado.

Tendrás que dirigirte al pueblo de Aragosa, uno de los pueblos, junto a Pelegrina y La Cabrera, que forman parte del Barranco del Río Dulce, en Guadalajara. Todos ellos pertenecen a la zona de Sigüenza, preciosa villa medieval que te recomiendo no te pierdas.

El coche tendrás que aparcarlo a la entrada del pueblo, ya que no está abierto el tráfico dentro del pueblo. Hay una zona para estacionar. Justo desde ahí sale un camino hacia un merendero con un río Dulce a un lado. Encontrarás un camino que se aleja del río, que es la ruta circular del Barranco del Río Dulce, y un segundo camino que circula paralelo al río. A pocos metros del inicio de este camino, disfrutarás de esta bonita cascada. Puedes darte un remojón en el río o en la cascada. Eso sí, el agua está muy pero que muy fría.

Te recomiendo llevar comida y hacer una parada para comer en el merendero. Lleno de verde y con el río al lado, hará que la jornada sea muy especial. Si quieres terminar de una manera diferente el día, puedes disfrutar de un atardecer diferente en las cercanas salinas de Imón.

Edades

Todas las edades

Precios

Gratuito

Fechas y horarios

Visita libre

Ubicación