Un excelente plan con niños: date un paseo en el Tren de Arganda

Fotografía: Maribel Sobrino

Montar en un tren siempre es una aventura para los más peques de la casa. Ahora que usamos tantísimo el coche, muchos niños y niñas no han montado en tren o lo han hecho en contadas ocasiones.

 

Es poco frecuente que hayamos montado en un tren tan curioso como el Tren de Arganda. ¿Por qué? Porque es un tren diferente, de los que ya quedan pocos. Este tren a vapor te transportará con un traqueteo que no tiene nada que ver con los actuales trenes. Sus sillones son todos de madera, y todo el recubrimiento de las paredes es de las mismas tiras de madera barnizadas que los sillones. ¡Ah! Y muy atentos al silbato 😉

 

Con la llegada del otoño, vuelve de nuevo el Tren de Arganda, que tiene ya casi 100 años. El domingo 7 de octubre arranca de nuevo y estará en funcionamiento todos los domingos de los meses de octubre, noviembre y diciembre.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

El tren hace un recorrido de unos 4 kilómetros saliendo de la antigua estación de La Poveda de Arganda del Rey y llegando al apeadero de la laguna de El Campillo en Rivas-Vaciamadrid. A algunos os sonará este lugar ya que es aquí donde está situada la Laguna de Campillo, que pertenece al Parque Regional del Sureste. He pasado muy pocos ratos por ahí y no he podido observar a las aves, pero parece que es fácil ver por allí zampullines, garzas reales, somormujos o patos cuchara.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Es la asociación Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid (CIFVM) quien ha restaurado estos trenes y se encarga del funcionamiento de los mismos desde hace ya más de 30 años.

 

Actualmente las ventanas del tren están tapadas y eso hace que se viaje más protegido del aire, del frío, polvo o posible lluvia.

 

Durante los 45 minutos que dura el trayecto, el tren cruzará el río Jarama por un puente, que es el mayor puente metálico de ferrocarril de la Comunidad de Madrid. 

 

¿Te vienes a disfrutar de este original tren?

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

 

Datos prácticos:

 

Fechas:

Temporada de otoño: domingos de octubre, noviembre y diciembre de 2.018

 

Horario (domingos):

Horarios para los domingos (público en general):
Museo de la Estación: De 10:30h a 14h
Maqueta modular: De 11h a 13:30h (la altura de la maqueta sobre el suelo es de 1,20m)

Horario de salidas del tren:

Tren de vapor de la Estación de “Poveda” al Apeadero de la Laguna del Campillo y vuelta a la Estación de “Poveda”
Salidas de la Estación de La Poveda: 11h, 12h y 13h
Regreso a la Estación de La Poveda:  11:25h, 12:25h y 13:25h

 

Precios del tren:

Mayores de 3 años: 5€

Menores de 3 años: Gratuito (si el tren se llena, no podrán ocupar plaza)

 

Precios de la maqueta modular:

Visita a la Maqueta Modular (Tren Lanzadera incluido): 2€

 

Mirar todos los datos sobre la maqueta modular y el resto de dudas en su página web.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

 

Si te ha gustado el artículo puedes suscribirte a nuestra newsletter.

4 Comments

  1. Elena el octubre 1, 2018 a las 8:57 am

    Es posible ir con un carro de bebe ? Hay sitio. Para estar depie con el o son todo asientos ?? Gracias

    • Maribel el octubre 1, 2018 a las 9:48 am

      En el vagón que fui solo recuerdo asientos y los finales eran algo más estrechos, que posiblemente pudiera entrar un carro. Pero sería mejor que lo preguntaras con más seguridad. En todo caso, siempre puedes plegar el carro y sentaros en los asientos al lado de la ventana. Es un viaje corto, ideal para ir con peques. Ya me contarás si vais. ¡Un abrazo!

  2. ColorSandía el octubre 1, 2018 a las 10:30 am

    Pues no tenía la menor idea de que el tren de Arganda mantenía también la máquina de vapor. Aunque por nuestra experiencia en el Museo Vasco del Ferrocarril creo que al peque le da un poco de miedo eso de que piten tanto, especialmente si vas en el primer vagón. Me lo apunto para los próximos meses.

    • Maribel el octubre 2, 2018 a las 7:22 am

      Mis enanos no vivieron muy mal lo del silbato, tampoco se oía escandalosamente. Ya me contarás. ¡Un abrazo!

Deja un comentario