¡¡Los museos SÍ son para los niños!! (II) Los mejores museos para disfrutar en familia

Fotografía: Lemon Art Lab

 

Ya te daba unas cuantas ideas de museos geniales, en el post “Los museos SÍ son para los niños“. Recomendaciones de familias viajeras como Viajando con Chupetes (Museo de Historia Natural de Londres), Mi familia viajera (Museo Jurásico de Asturias), Peque Mochileros (Boston Children’s Museum), Viajando entre rascacielos (Territorio Artlanza) y Hasta la luna y más allá (Museo Príncipe Felipe).

 

Hoy te propongo más ideas de varias familias viajeras que han querido aportar su experiencia en los museos más mágicos y divertidos que han visitado con sus peques.

 

¿Te lo vas a perder?

 

 

 

Museo Lunar

Fresnedillas de la Oliva, Madrid

Gololo y Toin

 

Fotografía: Gololo y Toin

 

“El 4 de julio del 67, Fresnedillas de la Oliva dio sede a la Estación Apolo de Madrid de la NASA convirtiéndose, la noche del 20 de julio de 1969, en la primera en escuchar la mítica frase ‘Houston, aquí base de la Tranquilidad, el Águila ha alunizado’ y transmitirla al resto del mundo…”

 

Esta es la anécdota por la que conocimos este pequeño pero espectacular museo dedicado al Programa Apolo, cuyo objetivo es que el hombre llegara a la Luna regresando sano y salvo de su incursión. En él encontraremos más de 300 objetos originales pertenecientes a misiones espaciales americanas y rusas repartidas en tres salas.

 

Es un museo imprescindible para visitar con nuestros hijos porque aprenderán muchísimo sobre la historia del Programa Apolo, de la llegada del hombre a la Luna y sobre la carrera espacial. Quizá no sea un museo de dimensiones y apariencia impresionantes pero es una verdadera joya y debemos sentirnos privilegiados por tener tanto material auténtico en nuestra ciudad, Madrid.

 

¿Quieres saber un poquito más sobre el Museo Lunar de Fresnedillas de la Oliva? En el post te cuento más

En el blog podrás conocer más planes en familia. Y no te olvides seguir sus redes sociales.

 

 

 

Tate Modern

Londres

Lemon Art Lab

 

Fotografía: Lemon Art Lab

 

Es a veces complicado, y más en España, recomendar buenos museos de Arte a los que ir con niños en los que no tengas que tener a los niños cogidos de la mano todo el tiempo ni te chisten a cada rato los vigilantes de sala. Y es que los museos de Arte españoles tienen todavía mucho que aprender del modelo de museos anglosajones en el que el que se concibe el espacio del museo como un centro de ocio y aprendizaje en todos los niveles, los museos de Arte NO son solo para la minoría culta.
Nosotros queríamos hablaros de uno de los museos que mejor conocemos de Londres (¡nuestra segunda casa después de Madrid!), Tate Modern, con el que colaboramos regularmente desde 2015 llevando actividades para niños en el museo.
El museo es de entrada libre y desde el momento de entrar, los guardias de seguridad saludarán a la familia con afecto, bromeando con los niños ¡e incluso recomendando algunas de las obras de arte que se pueden ver en las galerías!

Fotografía: Lemon Art Lab

Hay taquillas grandes para dejar abrigos y mochilas además de un guardarropa, todas son gratuitas (aunque se aceptan donaciones)
Encontraréis fácilmente a lo largo del museo puestos de atención a familias que facilitan actividades y recorridos para hacer con niños de diferentes edadesdesde su web dan algunos consejos muy útiles para visitar el museo con niños. Una de nuestras actividades favoritas es la maleta para explorar las galerías con menores de 5 años… simplemente perfecta, la disfrutaréis.
Las galerías son child-friendly y a no ser que los niños estén corriendo como locos o montando mucho jaleo lo más posible es que os dejen visitar la galería a vuestro ritmo. El personal de sala es agradable y siempre intentan ayudar, no van diciendo que se mantenga el silencio ni que mantengas una distancia de 6 metros de la obra de Arte.
Nosotros en nuestras visitas con niños siempre damos a los peques algunas normas antes de entrar, ¡las tres reglas de oro!
1. No tocar, mantenerse a una distancia de un brazo de longitud de cualquier obra de Arte
2. No se corre
3. No se grita, hablar en tono normal o bajo para no molestar a los otros visitantes
El museo se esfuerza mucho por hacer que pases un rato agradable y por ofrecer un espacio de ocio completo, hay cafés y lugares para correr en caso de que los niños necesiten soltar un poco de energía.
Aunque cambian las obras con frecuencia queríamos recomendaros algunas de nuestras obras favoritas para visitar con niños:

Fotografía: Lemon Art Lab

Y sitios chulos dentro del museo:
  • bloomberg drawing bar
  • rampa de la sala de turbinas (llevaos unas pelotas para rodarlas cuesta abajo!) o tal vez tengáis suerte y haya alguna obra temporal, son memorables (desde columpios a toboganes a gigantes pelotas de metal)
  • subir a los miradores y terrazas, vistas de Londres inmejorables (y gratuitas)
  • jugar al escondite en The Tanks
Dependiendo de la fecha que vayas al museo encontrarás diferentes actividades y cosas que hacer. A todas horas. Para todas las edades. Simplemente infórmate en la web antes de ir o el mismo dia en el puesto de información.
Lemon Art Lab es un pequeño proyecto de divulgación artística con bases en Madrid y en Londres, organizamos talleres y eventos creativos locos y originales. Puedes conocer más sobre ellos y todas sus actividades en su página web, y en sus redes sociales:

 

Museo Nacional de Escocia

Locos por los viajes

 

Fotografía: Locos x los viajes

 

En nuestro viaje a Edimburgo, decidimos pasar parte de una tarde en el Museo Nacional de Escocia. Habíamos leído buenas referencias, pero se quedaron cortas con lo que encontramos allí. Es una de las visitas marcadas como imprescindibles en la capital de Escocia. Pero si viajas con niños es de visita obligada. El museo se divide en cinco áreas temáticas: Naturaleza, Culturas del mundo, Arte y diseño, Ciencia y tecnología y Escocia.

 

Y digo que su visita es obligada si se viaja con niños porque es un museo ideal para los pequeños porque tiene exposiciones interactivas, donde no tiene sentido el “prohibido tocar” que suele haber en la mayoría de los museos, porque aquí sí que se puede tocar, oler, experimentar…

 

Una de las partes más llamativas es la dedicada a la tecnología, y en ella podrán ver los peques cómo eran los primeros ordenadores o los primeros móviles, algo que llamó mucho la atención a nuestra hija. Entre los tesoros que se pueden ver dentro, destaca la famosa oveja Dolly, el primer mamífero clonado. También llamará la atención de los pequeños, la parte dedicada a la naturaleza con figuras a tamaño real de muchísimos animales.

 

Está ubicado en pleno centro de Edimburgo, a pocos pasos de la escultura del perrito Bobby. La entrada es gratuita, aunque hay urnas para dejar un donativo.

 

En su blog tienes muchos más planes geniales para vivir en familia. Y en sus redes sociales estarás al día de la cantidad de escapadas que viven y nos recomiendan:

 

 

 

La Cité de L’océan  (Biarritz)

Furgobidaiak

 

 

La Cité de L’océan  (Biarritz) es un museo de dedicado al conocimiento del océano. Recorriendo sus diferentes espacios que acogen exposiciones lúdicas e interactivas aprendimos en familia sobre la formación de las olas, los secretos del océano, la vida y costumbres de los cetáceos y la evolución de la vida, que evidentemente surgió en el agua.

 

Para ello, montamos en un batiscafo, vimos películas en 3D, interactuamos con pantallas y juegos…  en definitiva, no hubo tiempo de aburrirse y estuvimos tan enfrascados con el tema, que incluso después de la visita decidimos pasar el resto de la tarde junto al mar.

 

La Cité de L’ Océan es un museo poco conocido, pero que bien merece una escapada en familia, sobre todo si sois amante del mar, origen de la vida. Ahora, ¿os apetece conocer los misterios del océano?

 

Conoce este plan y otros planes muy chulos en su blog, y en sus redes sociales:

 

 

 

Cosmocaixa, Barcelona

Viajando con mi tribu

 

Fotografía: Viajando con mi tribu

 

Cosmocaixa, en Barcelona, es un Museo de Ciencias de la Obra Social “la Caixa”, que tiene como objetivo divulgar y acercar la ciencia, de una forma amena, a todo aquel que visite sus instalaciones.

 

Este museo se divide en varios espacios, cada uno de los cuales está dedicado a la divulgación de una rama específica de la ciencia, pero el espacio que más llama la atención es, sin duda, el Bosque Inundado. Se trata de un enorme espacio de 1000 metros cuadrados, en el que se recrea un ecosistema amazónico, con especies animales y vegetales típicas de la selva amazónica brasileña. A través de las cristaleras que rodean a este gran bosque podremos ver tortugas, pirañas, cocodrilos y la especie de roedor más grande del mundo, el capibara, en nuestra visita debía estar escondido y no logramos verlo, pero si lo conseguís, ¡El tamaño de este roedor no os dejará indiferentes!, y también podremos entrar al interior y experimentar el calor, la humedad e incluso la lluvia de estas zonas selváticas.

 

Fotografía: Viajando con mi tribu

 

Pequeños y mayores disfrutarán también en la Sala de la Materia, un espacio en el que no encontraréis carteles de “NO TOCAR”, porque lo que hay que hacer es precisamente lo contrario, tocar y experimentar, ¿Cómo si no se aprende la ciencia?

 

Y la peque de la tribu disfrutó en esta zona tocando la Bola de Plasma, inventada por Nikola Tesla tras su experimentación con corrientes de alta frecuencia.

 

Experimentando en concepto matemático de la Campana de Gauss, con cientos de bolitas que caen y se distribuyen en diferentes ranuras y prediciendo cuál de las ranuras se llenará más.

 

Fotografía: Viajando con mi tribu

 

O sorprendiéndose con el efecto de la presión de aire, capaz de mantener una bola flotando en equilibrio.

 

Con la entrada general podréis disfrutar de las exposiciones permanentes y temporales, pero además el Cosmocaixa organiza diversas actividades para a diferentes grupos de edad, alguna de ellas orientada a descubrir la ciencia en familia, como son el “Planetario Burbuja”, “Click” o “Toca, toca”. Nosotros realizamos la actividad “Click”, en este espacio del museo los más pequeños podrán jugar a ser pequeños científicos experimentando por ejemplo la Ley de la Palanca para levantar un pesado hipopótamo.

 

Fotografía: Viajando con mi tribu

 

Con la entrada podréis entrar y salir del museo durante todo el día, pero si lo que queréis es aprovechar al máximo vuestro tiempo en él, también disponéis de cafetería y zona de picnic donde comer algo y descansar.

 

Podéis consultar todas las actividades que realizan, horarios y precio de las entradas a través de su web, http://agenda.obrasocial.lacaixa.es/entradas, el precio de la entrada es muy asequible y además, ¡Los menores de 16 años no pagan!

 

Conoce más sobre las aventuras de esta familia en sus redes sociales:

 

 

 

Y hasta aquí esta pedazo selección de museos. 

 

Ahora qué dices,

¿los museos son o no son para los niños y las niñas? 😉

Si te ha gustado el artículo puedes suscribirte a nuestra newsletter.

1 Comment

  1. Latitudes Infinitas el julio 10, 2018 a las 4:45 pm

    Buen artículo. Siempre digo que hay que saber combinar los viajes con actividades enfocadas para que los más peques de la casa puedan disfrutar del viaje. De esta manera el éxito está asegurado!!!

Deja un comentario