Cuánto me gusta volver a casa después de un viaje, ¿a ti también te pasa?

Fotografía: Maribel Sobrino

Viajar y vivir las diferentes experiencias que ocurren en los viajes es una de las mejores cosas de la vida. Estoy convencidísima de ello. Son tantos los pequeños grandes momentos que se viven, tanto lo que se puede disfrutar y aprender, comprimido en muy poco tiempo, que es algo necesario inculcar a nuestros hijos. La curiosidad por conocer, dejarse llevar por el destino y por lo que te aporta y te descubre. Viajar te hace crecer como persona, y eso es lo que los padres queremos para nuestros hijos, que crezcan llenos de valores positivos que poder aplicar en su vida.

Fotografía: Maribel Sobrino

Aunque el viaje haya sido impresionante, hay una sensación que adoro, que no me acuerdo de ella hasta que los días van pasando y se acerca el final del viaje. Es la sensación (o más bien la mezcla de sensaciones) que se produce en mí cuando vuelvo a poner un pie en mi casa. ¿No me digas que no es una sensación agradable? Seguro que sabes a lo que me refiero ;).

 

Según se va acercando el coche a casa, empiezo a notar cierta inquietud e impaciencia. Son las ganas de volver a lo mío, a mí sitio, a mi seguridad, mi tranquilidad y mi «rutina». Lo predecible, y también la comodidad. ¿Por qué no también volver a la comodidad? ¡Claro que si! Como dice mi cuñada: «Como en casa, en ningún sitio«. Comienzo a pensar en la comodidad de mi ducha, de mi cama (esa cama y esa almohada que parece que ya tiene mi forma… ¿Cómo podré echar tanto de menos estas cosas en los viajes? ?). Abrir la nevera o la despensa y encontrar los productos conocidos, con los que hago la comida habitualmente. Cocinar con mis utensilios, encontrar las cosas a la primera (o a la segunda), pero en su sitio, el olor a ropa limpia, abrir mi ventana, ver nuestro orden y nuestro desorden,… Nuestras cosas. Las cosas de casa. Las cosas de la familia. Mis cosas… Lo conocido.

 

Detalles pequeños, que pasan desaparecidos en nuestra rutina, y que son tan importantes cuando no los tenemos cerca. De esos que incluso pueden llegar a estresarnos durante ciertas épocas, pero que hacen de ese lugar nuestro sitio, nuestro espacio.

 

Fotografía: Maribel Sobrino

Me acuerdo de una anécdota de hace años, cuando yo aún era pequeña y estaba de visita en casa de unos amigos. El hijo mayor volvía ese día de viaje desde alguna parte de Europa. Cuando llamó a su madre para decirle a la hora que llegaba sólo le pidió una cosa: «mamá, hazme una de tus tortillas«. Esa es la vuelta al hogar, a lo nuestro. No vale cualquier tortilla. Necesitamos la tortilla de nuestra madre, cocinada a la manera que recordamos desde siempre, la que nos trae de vuelta a casa emocionalmente. ¡Ya estamos aquí! ¡Hemos vuelto! Y aunque al instante siguiente ya quisiéramos estar en otro lugar, esa sensación es increíble.

 

Abrir la puerta de mi casa y suspirar, es todo uno. Es algo que no puedo ni quiero reprimir.

 

Porque viajar es genial, pero siempre es necesario un hogar,

nuestro sitio al que volver a recargar esa energía necesaria

para seguir disfrutando de las pequeñas grandes cosas que te trae la vida.

 

¡Feliz vuelta a casa!

 

¡A reponer energía y a seguir soñando y disfrutando

con las pequeñas grandes cosas de la vida!

 

Dime que no soy la única que tengo esta sensación al volver a casa 😉

¿Te ha gustado este artículo? Vota con 5 estrellas para ayudarnos a seguir escribiendo más artículos de este tipo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Quieres estar al día de nuevos planes?

Apúntate a nuestra lista y recibe en tu buzón planes para hacer con niños cada semana.

4 comentarios en “Cuánto me gusta volver a casa después de un viaje, ¿a ti también te pasa?”

  1. A mi me encanta volver a casa, pero prefiero uno o dos dias despues, cuando las maletas estan deshechas, las lavadoras puestas y todo de nuevo en su sitio : D

    Responder
    • Eso sí que sería genial!!! Llegar a casa y tener ya todo lavado y en su sitio!!! Ufff, yo estoy aún en fase plancha. La de tiempo que quita la casa…

      Un abrazo!!

      Responder
  2. Volver a casa… mmmm… suena tan bien! Nosotros llevábamos dos meses dando tumbos y ayer llegamos a nuestra casa, con sus cosas que son muy nuestras y sus desastres también. Dormir en tu cama eso es un gran aliciente para la vuelta y no tener que poner buena cara si te cruzas con alguien de madrugada de camino al baño también! Jejjeje.
    Yo también me apunto a la casa que te recibe con los brazos abiertos y las tareas hechas!

    Responder
    • 2 meses fuera!! Seguro que ha habido momentos geniales pero también muchos momentos de querer volver al hogar…

      Oye, La propuesta de Dácil es genial, pero me da a mí que es como el teletransporte ?

      Besitos guapa!!!

      Responder

Deja un comentario