Bañarse en el lago de Bañolas es una experiencia estupenda

Fotografía: Maribel Sobrino

 

La Costa Brava es un destino impresionante. Cuando preparaba el viaje, me perdía entre la cantidad de calas, espectaculares. Y cuántos pueblos llenos de encanto… Algunos de los que visitamos fueron Cadaqués, Peratallada, Besalú, por sólo nombrar alguno (que además me faltan muchos por descubrir).

 

Una parada que no teníamos prevista y que salió estupenda fue un lugar para bañarse, pero en una playa de interior. ¿Dónde? En el lago de Bañolas. Sin duda, un plan con niños ideal.

 

Podrás hacer muchas más actividades además de bañarte (Para tener más información de otras actividades en Bañolas, echa un vistazo a este post de Mis chicos y yo).

 

Hoy te hablaré del área de baño. Con patos nadando, y gente dándose una vuelta en una barca, bañarse en este lago es una experiencia diferente.

 

 

Fotografía: Maribel Sobrino
La entrada al agua es muy cómoda. Hay una parte con escaleras anchas, ideales para entrar con los más peques y tiene también escaleras verticales, las típicas de las piscinas. A mis hijos les llamó la atención la silla instalada para que personas con movilidad reducida puedan darse un baño. No habían visto este sistema en otros sitios y les gustó que les contara como funciona y que todo el mundo puede bañarse si quiere.
La zona de baño del lago cuenta con duchas, servicios y con socorrista, algo que te hace sentir más cómoda, sobre todo cuando vas con peques.
Fotografía: Maribel Sobrino
Nos hablaron que uno de los inconvenientes de la zona es a gran cantidad de mosquitos. Nosotros no tuvimos esa experiencia, y quizá fue de los pocos sitios donde me vine sin picaduras ;).
No es necesario es uso de calzado para darte un baño, pero para mi es recomendable. El suelo tiene arena arcillosa, algunas piedras pequeñas y algas. Se disfruta más entrando con escarpines.
Los niños hacen pie por la parte inicial, incluso el pequeño de 2 años, convirtiéndose el lago en un lugar de juegos muy divertido. La temperatura del agua es muy agradable, no da nada de impresión pero tampoco es caliente.
Fotografía: Maribel Sobrino
Justo al lado del lago, tienes un estupendo restaurante para comer con niños en Girona. No tiene perdida, ya que incluso desde la plataforma, donde están ubicadas las mesas, puedes lanzarte al agua. El restaurante se llama Banys Vells.
La carta no es muy amplía, pero lo que te ofrecen está muy bueno, y el servicio fue rápido. La terraza está parcialmente techada con una red, que evita la entrada del sol y se está muy bien de temperatura. Tienen menú infantil, que cuesta 12€. Es un menú justo para un niño. Para los niños hay huevo frito, nuggets de pollo y patatas + bebida. Nosotros pedimos ensalada césar y una hamburguesa. Las dos cosas estaban muy ricas.
Una cosa que nos hizo la comida más fácil es que la zona donde comimos no daba justo al agua. Eso lo agradecimos porque con el peque hubiéramos tenido que controlar todo el tiempo para que no cayera al agua. En nuestra zona había arena. Cuando los niños terminaron de comer, el peque se bajó al suelo y se puso a jugar en la arena. No son columpios, pero no lo necesitó. Estuvo lo suficientemente entretenido para que los papis pudiéramos terminar la comida a gusto.
Fotografía: Maribel Sobrino
Y después de la comida, nos dimos un baño que nos supo a gloria. Jugamos y reímos, y nos subimos al coche con una sonrisa en la boca.
El lago de Bañolas es un buen plan con niños o sin niños.
Fotografía: Maribel Sobrino
¿Te gustan las playas de interior? 
Aquí van algunas otras ideas:
Fotografía: Maribel Sobrino

 

 

Zaorejas, Guadalajara

Fotografía: Maribel Sobrino

 

 

 

Las Presillas, Rascafría, Madrid

Fotografía: Maribel Sobrino

 

 

Peralejos de las Truchas, Guadalajara

Fotografía: Maribel Sobrino
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest

Deja un comentario