El Monasterio de Piedra, un vergel de agua y color

Si quieres visitar un lugar en el que te olvides del mundo durante un rato, tu sitio es El Monasterio de Piedra. A 2 horas de Madrid, es una excursión asequible que puedes hacer cualquier fin de semana.

Las cascadas, los amplios espacios verdes y la sensación de que estás en un vergel lejos de la civilización lograrán hacerte desconectar en un tiempo récord. Y aunque sepas que estás llegando al Monasterio de Piedra, hasta que no veas la primera de las cascadas, no podrás creerte el espectáculo que vas a ver. ¿De dónde sale tanta agua?

El Monasterio de Piedra está situado en Nuévalos, en la provincia de Zaragoza. En la capital encontrarás lugares únicos para visitar, como la Plaza del Pilar, el Palacio de la Aljafería o el Parque Grande José Antonio Labordeta.

Fotografía: Maribel Sobrino

 

¿Qué encontrarás en el Monasterio de Piedra?

Si te preguntas si se llama así porque hay un monasterio, la respuesta es que sí. Y aunque es un monumento bonito con un claustro muy llamativo, la mayoría acudimos primero a la zona del Parque y luego si hay tiempo vamos al Monasterio. El plato principal es el parque donde te espera una ruta de unos 5 kilómetros llena de cascadas y grutas.

Fotografía: Maribel Sobrino

Cascadas pequeñas, altas, caudalosas,… Hay de todo tipo de cascadas en este lugar que parece un oasis en mitad de un desierto.

Para los amantes de la fotografía es un verdadero paraíso donde tendrás la necesidad de parar constantemente. Yo no podía dejar de mirar y tomar instantáneas. Si me permites, te daré un consejo. Cuando ya lleves un rato haciendo fotos a todo y a todos, deja de lado un rato la cámara y solo disfruta de lo que te rodea.

Con los niños ir de cascada en cascada se convierte en toda una aventura. ¿Dónde se verá la siguiente cascada? ¿De dónde nace ese río de agua? ¡Qué fresquita está el agua! ¡Ala, qué alto! ¡Esto moja! Sensaciones y estímulos que no cesan en todo el recorrido.

Fotografía: Maribel Sobrino

 

El plato fuerte

Y aunque nada más empezar la ruta ya tienes una cascada que te dejará con la boca abierta, la pequeña gran aventura inicia con unas escaleras algo más estrechas. Estas escaleras te llevan a una gruta situada detrás de una gran cascada. La cueva con la cascada, el ruido de la cascada, el color del agua turquesa en el fondo, te invade de emocionantes sensaciones.

Fotografía: Maribel Sobrino

 

El Monasterio

¿Merece la pena? La respuesta es rotundamente sí. Aunque el jardín sea una verdadera maravilla, el monasterio no lo es menos. La visita es rápida y fácil, y solo por ver su claustro y las ruinas merece la pena la entrada.

Fotografía: Maribel Sobrino

Recomendaciones

  • Aunque no es una ruta complicada, lleva calzado cómodo.
  • Si vas con niños pequeños, mejor en mochila. Con un carrito es imposible.
  • Es un recorrido complicado para personas con movilidad reducida, y no es apto para personas en sillas de ruedas.
  • Puedes ir acompañado de tu perro (excepto en la zona de las aves rapaces).
  • Si a alguien de la familia no le gusta mojarse, llévate un chubasquero plegable. Te vendrá muy bien para la entrada por la gruta.
  • A la entrada a los peques les harán una foto con un búho precioso. Si no te andas lista, volverás a casa con una foto que te ha costado una pasta (aquí tenemos nuestras fotos ;).

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

Dónde alojarte

Nosotros nos alojamos en Zaragoza capital en el Hotel Tibur porque queríamos conocer la ciudad. Zaragoza es una ciudad fácil de ver y muy recomendable. En el día de vuelta pasamos la jornada en el Monasterio de Piedra. Solemos buscar los alojamientos en Booking, que además de darnos una variedad estupenda de alojamientos, nos aporta información clara de la reserva en el momento. Si quieres buscar alojamiento vía Booking pincha en este enlace y ambas partes ganaremos 15€ para nuestras estancias. ¿Nos ayudamos mutuamente a viajar más? 😉

 

Fotografía: Maribel Sobrino

 

 

Datos prácticos

Dirección: Situado en Nuévalos, Zaragoza. Aquí tienes en enlace de cómo llegar.

Horarios del parque:

  • de 31 marzo a 27 de octubre: de 9h a 20h
  • de 28 octubre a 30 de marzo: de 9h a 19h

Horario del Monasterio: todos los días de 10h a 18h

Tarifas: Incluye visita al Parque Jardín Histórico, exhibición Vuelvo Aves Rapaces y visita guiada o libre por las dependencias del Monasterio Cisterciense.

  • Adultos: 16€
  • Niños (de 4 a 11 años): 11€