Estudiar en verano en el extranjero, un gran plan para nuestros hijos

Una de las cosas que siempre quise hacer era haber ido a otro país a estudiar un idioma. Aunque ahora viajar sea algo muy común, y te parezca raro que alguien no haya montado nunca en avión, las cosas no siempre han sido así. Parece que estoy hablando de hace miles de años, mi hija me mira con cara de que su madre debe ser centenaria. Quienes son de mi generación, entienden lo que les estoy diciendo. Pocos jóvenes salían entonces a estudiar fuera, porque se salía menos del país y había más miedo a lo desconocido. El mundo no era tan global. No existía internet como se conoce actualmente, las comunicaciones eran peores y carísimas y, por supuesto, nada de videollamadas.

Tengo clarísimo que, cuando llegue el momento, una de las cosas que quiero que hagan mis hijos es enfrentarse al mundo. Y respecto al idioma, en concreto, el inglés, nada mejor para soltarse hablando que trasladarse una temporada a una zona que hablen inglés.

Un momento ideal para profundizar en un idioma sin cambiar tu vida es durante el verano. Ya hay muchas familias planificando las actividades que van a hacer en verano. Una forma de aprender bien el inglés es mediante los cursos de verano para jóvenes en el extranjero. Tienes cursos tipo campamento, en residencia o, como más me gusta, en una casa con una familia.

Recuerdo un verano, una semana en Escocia, conviviendo con familias en los diferentes puntos que recorrimos, y ¡mi inglés mejoro por días! Y eso que el escocés es más complicado de entender.

Para este verano, en CLS tienen distintos cursos donde podrás elegir duración y estancia, en puntos de Estados Unidos y Canadá, Inglaterra e Irlanda.

Mucha gente busca la opción de que en el país de destino tengan clases para mejorar el inglés. Para las primeras veces, me parece más interesante la vivencia con una familia, teniendo que desenvolverse en el país, y complementándola con diferentes actividades deportivas y culturales que les permitan manejarse en inglés. Además, es una forma estupenda de divertirse aprendiendo, y de conocer gente nueva, fomentando el gusto por el lugar y el idioma. Sin darse cuenta, los chicos y chicas estarán desenvolviéndose en inglés.

En la mayoría de las propuestas incluyen excursiones a las zonas más conocidas del lugar. Para las familias viajeras y los chicos y chicas que están acostumbrados a moverse, conocer el sitio junto a sus nuevos amigos, es un aliciente más.

Si miras el precio del paquete en bruto, en principio no lo ves asumible para todos los bolsillos. Pero fíjate en todo lo que incluye el precio. Tienes todo incluido: vuelo, traslado desde el aeropuerto a tu lugar de destino, el alojamiento, las clases, a veces incluso un autobús privado para ir y venir de las clases contratadas, un seguro de responsabilidad civil y de accidentes, un curso preparatorio previo, las excursiones y/o actividades propuestas en el programa,…

Te recomiendo revisar las edades. La mayoría de las opciones están dirigidas a chicos y chicas de 13 a 18 años. Depende de vuestras preferencias, la experiencia estará más enfocada a conseguir un refuerzo educativo o una inmersión en la cultura y el idioma.

¿Te están entrando ganas de mirar un curso de verano para tus hijos? No lo dejes para más adelante. Puede ser un estupendo regalo de Navidad.

El mundo con peques y su planazo para el 2019: el Parque Astérix

Si te decimos algo así como… ¡Están locos estos romanos! ¿Sabrías ya de quién te hablamos? Seguro que sí. Es verdad que estamos en los tiempos de Marvel y los grandes superhéroes modernos y ¡ojo! Que en nuestra casa somos muy fans del universo Marvel, pero para unas cuantas generaciones si había un pequeño héroe que a todos nos caía simpático ese era Astérix y su inseparable Obelix. En realidad, somos fans de todo lo que acabe en “ix”, Ideafix, Panoramix, Abraracurcix, Asuracenturix, etc. y así podríamos seguir hasta no dejar ningún habitante de la famosa e indestructible aldea gala.

Pero ¿esto no iba de viajes? Que sí, que sí, que venimos a recomendarte un lugar mágico, donde con niños o sin ellos siempre merecerá la pena vestirse con una sonrisa y comenzar a disfrutar.

Nos vamos a París, pero ya hay demasiadas líneas escritas sobre este destino, así que no te vamos a hablar de la ciudad del amor y de las luces, pero te vamos a recomendar que en tu viaje a París destines un día a la diversión y la adrenalina.

Con niños o sin ellos cuando oímos hablar de París, todos pensamos irremediablemente en Disneyland. Y aunque es cierto que los personajes de este parque nos han acompañado en nuestra infancia y lo hacen también con nuestros hijos, el mundo de la fantasía no termina aquí. Existe un parque en París que ofrece un contenido diferente.

Basado en la pequeña aldea gala, París tiene otro parque de atracciones muy recomendable. De menor tamaño que su hermano mayor Disney, todo en él está preparado para recordarte la historia de la aldea gala más famosa de la historia.

Fotografía: Silvia, El mundo con peques

Nos metemos en un parque de atracciones sí, pero diferente de todos los que hasta ahora habíamos conocido. Para empezar, es de un tamaño más asequible, menos cansado que los interminables parques en los que atravesar de punta a punta te lleva demasiado tiempo y esfuerzo, por lo que si tu viaje es con niños lo agradecerás.

Como cualquier parque que se precie tiene atracciones de todo tipo, desde las más impactantes montañas rusas con loopings hasta los tranquilos paseos en barca admirando las representaciones de la aldea gala, los romanos en cruenta batalla (perdida, por supuesto) o a la hermosa Cleopatra de paseo por el Nilo, un total de 40 atracciones para todos los gustos.

Fotografía: El mundo con peques

Y si hay algo que nos gusta especialmente de los parques de atracciones son los espectáculos. Normalmente son pequeñas representaciones, de 15 a 20 minutos, pero no dejan de ser pequeños teatros muy trabajados que dejan muy buen sabor de boca. Son las 10 que el parque organiza y nosotros no nos perdimos ninguna, sin duda el robo de la Gioconda fue la que más nos impactó y a nuestros locos bajitos les dejó entusiasmados.

Así que si el próximo 2019 estás pensando en visitar París no dejes de visitar el Parque Asterix, un parque diferente pero muy recomendable. Puedes ampliar información sobre este planazo aquí. Y si quieres conocer más de las pequeñas grandes aventuras de esta familia viajera, no te pierdas ninguno de los post de su blog El mundo con peques.

 

Esta es una de las colaboraciones del Calendario de Adviento Viajero de Divertydoo 2018-2019.

24 de los mejores blogs de planes y viajes en familia recomiendan su planazo para el 2019.

¿Nos ayudas a compartir? 

#24díasdeplanesenfamilia

#advientodivertydoo2018

 

Planes anteriores del Calendario de Adviento Viajero 2018-2019: